• BADAN

Recomendaciones nutricionales para el paciente con cáncer: si tiene ulceras o llagas en la boca

La relación entre nutrición y cáncer es bien conocida, tanto desde el punto de vista causal como terapéutico, de allí que asegurar una correcta y saludable alimentación durante el tratamiento para el cáncer es esencial para recuperar la salud.


Todo paciente al cual se le haya diagnosticado cáncer se beneficia al recibir una evaluación y orientación nutricional particular, debido a que los efectos de la enfermedad sobre el estado nutricional de los pacientes son muy variables, secundarios a los trastornos del metabolismo producidos por el tumor, a los fenómenos obstructivos (localización) a la mala absorción de nutrientes y a los factores emocionales.


Por ello no todos presentan los mismos efectos los cuales pueden variar de un paciente a otro según la extensión del cáncer, la parte del cuerpo que se está tratando, el tipo de tratamiento (quimioterapia, radioterapia, cirugía) las dosis utilizadas y la duración.


La severidad y la frecuencia de los efectos secundarios al tratamiento del cáncer pueden en un momento dado afectar su alimentación. Por esto es necesario que el paciente y sus familiares estén preparados para identificarlos y poder actuar eficaz y oportunamente. La mayoría de los efectos secundarios suelen controlarse bien y generalmente desaparecen, ya que las células sanas se recuperan rápidamente cuando el tratamiento acaba.


A continuación, le ofrecemos algunos tips sobre nutrición que pueden ser de utilidad durante el tratamiento si el paciente tiene ulceras o llagas en la boca:

  • Fracciona las comidas en varias tomas pequeñas y frecuentes.

  • Evita alimentos que se peguen al paladar; ingiere bocados pequeños y mastícalos completamente.

  • Incluye alimentos fáciles de ingerir con alto valor energético: helado de mantecado, batidos enriquecidos, entre otros.

  • Ten alimentos infantiles a mano que pueden solucionar situaciones concretas.

  • Come los alimentos a temperatura ambiente o fríos para disminuir el dolor.

  • Evita los alimentos secos (tostadas, frutos secos), especias fuertes (pimienta, pimentón), los sabores ácidos (limón, kiwi), amargos, muy dulces o salados.

  • Usa salsas, nata, mantequilla o gelatina para conseguir la consistencia deseada y facilitar así la deglución.

  • Para reducir el tamaño de los alimentos usa la trituradora y la licuadora. Si esta preparación conlleva una pérdida de proteínas, se puede añadir a la preparación una clara de huevo.

  • Utiliza un pitillo para ingerir determinados alimentos.

  • Bebe agua durante todo el día.

  • Antes de las comidas, dejar en la boca agua muy fría o hielo triturado para adormecer el dolor y poder ingerir mejor.

  • Si la temperatura es igual o superior a 38° o si se tiene dolor al ingerir alimentos líquidos, avisar al médico o enfermera.


El paciente debe seguir una alimentación balanceada ajustada a sus necesidades individuales que incluya diariamente alimentos como frutas, vegetales, proteínas, cereales, tubérculos. Deben evitarse las frituras y preferir las preparaciones asadas, horneadas, a plancha a la parrilla. Asegurar la mejor calidad posible, frescura y variabilidad. Tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día. Si observa un rechazo acentuado o imposibilidad de comer del paciente. Busque ayuda consulte con su médico o nutricionista


Lic. Carmen Cecilia Bustamante Tovar

Nutricionista Clínico

38 vistas